El déficit de la Seguridad Social bate un nuevo récord histórico: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”

El refranero popular andaluz raras veces suele equivocarse y es que, siglos de saber popular han generado todo un sinfín de máximas que, aunque en la mayor parte de las ocasiones es simple sentido común, no siempre son adaptadas por algunos de los más importantes agentes socioeconómicos en el seno de la UE.

Es este el caso del Gobierno Central y de la Comisión europea que, a pesar de la claridad de los datos, continúan obcecados con una defensa a ultranza de las políticas de recortes y de minoración de derechos que no hace más que empobrecer a la población y que, ni tan siquiera, sirven para lograr los objetivos económicos para cuya consecución fueron diseñadas.

Acabamos de conocer, por el propio Ministerio de Empleo, que el déficit de la Seguridad Social que se alcanzara el pasado 2015 (16.600 millones de euros) es ya historia ante los datos provisionales referidos al recién finalizado 2016. De confirmarse las cifras, el agujero de la Seguridad Social se habría incrementando en más de 2.000 millones de euros a lo largo de todo 2016 por lo que, el déficit total, pasaría a situarse en más de 18.600 millones de euros y alcanzando el 1,7% del conjunto del PIB estatal.

Si tenemos en cuenta que, la afiliación media a la Seguridad Social en 2016 fue de 1,7 millones de trabajadores, por primera vez en la historia el déficit per cápita se situaría por encima de los mil euros, concretamente en 1.057 euros. Por lo tanto, el estallido de la crisis y le pésima gestión de la misma que se viene haciendo desde el Ejecutivo Central, con el beneplácito de la UE, ha provocado que, en apenas una década, hayamos pasado de un superávit de 763 euros por trabajador afiliado en 2007 a estos 1.057 euros de déficit en 2016 y eso a pesar de contar con 1,6 millones de afiliados menos a la Seguridad Social.

En términos agregados, durante la crisis el agujero de la Seguridad Social se ha incrementado en tres puntos porcentuales en términos de PIB, pasando de una cifra positiva del 1,3% en 2007 (14.673 millones de euros) a un agujero del 1,7% el pasado año (18.600 M€).

Pero como ya hemos dicho, “no hay peor ciego que el que no quiere ver” y, a pesar de que cada vez son más las voces que clamamos por un giro de 180 grados en la política económica, por la apuesta por medidas expansivas de demanda, por la generación de empleo de calidad, por el incremento salarial y por la profundización en los pilares de las políticas básicas del Estado del Bienestar, Rajoy y su Gobierno continúan “ciegos”.

 

Carmen Castilla

Secretaria General de UGT Andalucía

Publicado en derechos, Laboral, movilizaciones | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario